5 años no son nada…

por | 13 May 2022

Aquellos días había un dato que me rondaba recurrentemente: “El 80% de las empresas de nueva creación quiebran en los primeros cinco años”. Era una de las conclusiones que, el año que esta publicación veía la luz, se extraía de un  informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). “Y el 30% no superan el primer año de actividad”, añadía.

Hay quien, con su mejor voluntad, me recomendaba que no lo hiciera. ¿Una revista en papel cuando prácticamente todo tiende al entorno digital? “Qué locura”. Era razonable, incluso probable, y lo asumí. En un país como este –en el que la obsesión para muchos es acceder al funcionariado–, emprender en un sector maduro, copado por grandes empresas editoras y con licencias de cabeceras internacionales, no parecía nada recomendable. Yo tampoco se lo recomendaría a alguien a quien apreciara de verdad.

Pero en todo emprendimiento hay un punto de “locura”. Si en aquel momento me dicen que, además de la crisis  sistémica en la que se encontraban ya los medios de comunicación, íbamos a atravesar durante los primeros años una pandemia como no hubo otra desde un siglo atrás, una guerra en suelo europeo y una crisis de materias primas agudizada por otra energética, quizá no lo habría hecho. Sin embargo, ahora, me alegra no haberlo sabido.

Y nació. Han pasado ya cinco años desde que un 24 de abril llegaran ejemplares de Influencers a los principales quioscos de España. La acogida y la repercusión mediática fueron mayores de lo previsto. Había quien afirmaba que no sacaríamos un segundo número. Pero de momento, aquí estamos, ‘amigo’.

En estos años he aprendido que emprender significa equivocarse, pero que no intentarlo es la mayor equivocación; que no errar es una quimera y que la  experiencia hace que me equivoque cada vez mejor.

En un número conmemorativo como es este, tiene mucho sentido homenajear a una profesión que está siendo injustamente denostada. ¿De qué se enterarían los ciudadanos si no fuera por los medios de comunicación? ¿A dónde recurrieron en un momento de crisis como el de la pandemia, si no fue a los medios tradicionales, habida cuenta del cisco en el que se habían convertido las redes sociales difundiendo bulos interesados sin ningún tipo de control?

Frente a esa jungla en la que se han convertido las redes sociales, en las que hay muchos comunicadores digitales –que no periodistas–, actuando bajo pseudónimos para cargar contra posiciones contrarias, Vicente Vallés encarna el rigor periodístico. Si más de tres millones de paisanos siguen cada noche su informativo de las 21 horas no es por casualidad. Él ha sufrido en primera persona la necesidad de no ceder ante las numerosas amenazas que irrumpen en la profesión y ha puesto en valor el sentido del trabajo periodístico. Incluso, cuando un partido político –miembro del Gobierno de coalición actual– puso sobre él la diana en uno de sus vídeos promocionales.

Vallés defiende como pocos el derecho de los ciudadanos de estar informados, incluso el de aquellos que denostan sarcástica e injustamente a toda una profesión ejercida bajo presiones políticas o empresariales.

Por nuestra parte, seguiremos poniendo el foco sobre las personas verdaderamente influyentes –más allá de su pericia con las redes sociales–, y volcándonos con un lector que prefiere profundizar en los referentes que ofrece una publicación en papel en lugar de suscribirse a vídeos de YouTube o de Twitch.

Aquel informe de la OCDE concluía también que diez años después de la creación de las empresas tan solo el 10% sobrevivían. Con toda la humildad, vamos a por ellos.

 

Carta publicada en el Nº 35 de la revista Influencers

 

Apóyanos y comparte este artículo:
Miguel Ángel Gómez

Miguel Ángel Gómez

Licenciado en Derecho y también en Administración y Dirección de Empresas, con un master en Dirección comercial y marketing, y formado periodísticamente en la Escuela de Periodismo UAM – El País y en Atresmedia. Apasionado de la lectura, devoro un libro detrás de otro. Me gusta escuchar, porque de todas las personas encuentro algo que aprender.
  

0 comentarios

Enviar un comentario

Cuestión de confianza

Cuestión de confianza

Es irrefutable que las personas con más éxito se esfuerzan más, madrugan más y trabajan más. Y que hacer todo lo anterior no garantiza el éxito, pero es que no hacerlo garantiza el fracaso. Son personas que, cuanto más se esfuerzan, “más suerte tienen”, a ojos de la...

El arte de escuchar

El arte de escuchar

Recuerdo cuando, en 1989, llegó a nuestras pantallas No me chilles que no te veo, una ingeniosa y divertida película en la que Richard Pryor interpreta a un hombre ciego y Gene Wilder a un hombre sordo que se convierten en sospechosos de asesinato y que, para probar...

Fuentes de inspiración

Fuentes de inspiración

Me prometió que me lo regalaría en la primera ocasión en la que nos volviésemos a ver... y lo cumplió. Pero no me sorprende, viniendo de alguien cuyo mantra es que su gente sepa que no les va a fallar nunca. Óscar Herencia es de esos grandes dirigentes empresariales...

¡Me lo merezco!

¡Me lo merezco!

De todos los niños que salíamos corriendo del colegio tras un balón deseosos de “echar un partido”, hubo uno en la Ciudad de los Ángeles que logró cumplir su sueño de ser futbolista a principios de los 80. Son realmente pocos los que lo consiguen -se dice que...

«Los Juegos deben continuar»

«Los Juegos deben continuar»

Con esta polémica declaración, el entonces presidente del Comité Olímpico Internacional -Avery Brundage-, instaba a que los Juegos Olímpicos de 1972 se reanudasen tras la masacre de Múnich. Probablemente el episodio más negro que se recuerda en la historia de los...

Acordes

Acordes

Aunque es muy probable que la música sea anterior al lenguaje, quizá también será posterior a él (“si nuestro mundo terminara, la música continuaría”, afirmó Schopenhauer). Nos acompaña desde que nacemos hasta el momento de nuestro réquiem, pasando por una juventud...

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA

6 números por 18€

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this