Día 11: ‘Spanish Bombs’ (2010-2019)

por | 16 Sep 2021

 

Un dicho clásico, a la hora de hablar de música, es aquello de “ya no se hace música como la de antes”; y es que solemos hablar de los grupos o discos que salieron en nuestra época, sobre todo adolescente, cuando empezamos a escuchar y entender lo que nos quieren decir los grupos con sus canciones y que nos marcan el resto de nuestra vida, y pensamos que es la mejor para siempre. Pero no podemos dejar de escuchar y valorar los discos que se vienen haciendo desde no hace tanto tiempo y que, seguramente, serán grandes clásicos en los años venideros.

Como comentaba en el día 10 del blog, he querido utilizar el título de la canción de los británicos The Clash, incluida en el imprescindible London Calling (1979), para titular una serie de entradas al diario en las que hablaré de discos españoles que considero auténticos ‘bombazos’, cantados en castellano y que como se suele decir, no son recomendables, son imprescindibles.

Posiblemente, la época en la que la música entro en mí, y se quedo a vivir, fue a finales de los 80 y principios de los 90. Quizás es de estos años de los que más discos tengo y de los que más vivencias he tenido con muchas de las canciones que hay en ellas; eso para mi es la música: la banda sonora de momentos vividos.

Sin embargo, y a pesar de lo que los más puristas comentan, en los últimos años han salido discos españoles que son fantásticos y que nada tienen que envidiar a los clásicos de los 80 y 90. Seguramente, lo que sí que es cierto, es que estos discos tienen muchas influencias de aquellos, y muchos tienen que agradecerles que fueran publicados en su momento.

Voy a hablar de 14 (realmente 15) discos que, siempre para mí, son buenísimos, y no deberían faltar en la estantería de una buena colección.

Sube el volumen y, simplemente, disfruta.

 

Niños Mutantes – Diez (2017)

2017 nos dio una alegría con la publicación del décimo disco de los granadinos Niños Mutantes, y digo alegría porque los seguidores del grupo sabíamos que había una crisis interna que podía acabar en disolución y hubiera sido una auténtica pena ya que nos hubiéramos perdido todo lo bueno que han publicado después, como Diez, un fabuloso disco que creo que hasta a ellos se les quedó corto y tuvieron que publicar Diez&Medio poco después, un EP de 10” en el que incluyen 4 temas y en el que destaca A Galopar, con letra de Rafael Alberti.

Diez es un disco más oscuro que los anteriores, más crudo y con una fabulosa y sobria portada. Y es que cuando descubres que está producido por Abraham Boba y César Verdú, de León Benavente, todo parece que cobra sentido, más ruido, quizás más ochentero e incluso, yo diría, que más siniestro.

Por supuesto, no puede faltar el homenaje a Federico García Lorca, F.G.L. “Ilusión, Sueño y Emoción, Fango y Noche sobre NY, Un Caimán vuela y Tapa el Sol, A un Poeta sobre NY».

Es muy emocionante escuchar el NM, en la que se rasgan las vestiduras y hacen un autorretrato maravilloso, directo y conciso.

 

 

 

Vetusta Morla – Mapas (2011)

En los comienzos de Vetusta Morla, en los que todos a mi alrededor me hablaban maravillas de estos madrileños, la verdad es que me costó encontrarles. Los vi en directo antes de publicar su primer álbum, pero no me acababan de convencer y la verdad es que he de reconocer que, ahora, toda su discografía me gusta.

Mapas es su segundo disco, y no lo tenía nada fácil por su predecesor, pero lo hicieron bien. Lo primero que hay que destacar es el ‘trabajazo’ artístico de la portada troquelada y las letras en formato postales; este tipo de ediciones son las que hacen que merezca la pena cada euro invertido en formatos físicos.

El disco funciona como un todo indivisible, parece raro escuchar las canciones sueltas, quizás la reconocida Maldita Dulzura es la que puede salirse y actuar como single.

Nos encontramos con un álbum muy trabajado, muy delicado y fino en el que parece que nada puede cambiar o podría romperse la armonía global que expone.

 

 

 

Lagartija Nick – Los Cielos Cabizbajos (2019)

Jesús Arias, periodista y músico, pero sobre todo hermano mayor de Antonio, líder de Lagartija Nick, dejó algunos proyectos inacabados debido a su repentina e inesperada muerte en 2015.

En el recomendadísimo libro Diario(s) de artista (2018), editado por la Universidad de Granada, Jesús nos habla de tres proyectos: el grandioso Omega, la cantata Mater Lux, que se llegó a presentar con Soleá Morente y Eric Jiménez, y la obra conceptual Los Cielos Cabizbajos, que Antonio remató en 2019 y lanzó en este maravilloso álbum.

El disco, como ellos mismos dicen, “es una oda al fracaso de la humanidad como especie”, y rinde homenaje a todas esas ciudades que han sido arrasadas y destruidas por las diferentes guerras.

Jesús ya imaginaba este proyecto con sonidos que transportaran a esos conflictos bélicos: los arreglos de cuerda, el coro de la cámara de Granada en Nagasaki, la noticia de los “Romeo y Julieta de Sarajevo” o escuchar a Jon Sistiaga cerrar el álbum en Somalia. “En Somalia decir que alguien es un muerto de hambre no es un insulto, es una obviedad”.

Un álbum crudo, directo y sin tapujos que no pasa desapercibido desde su primera escucha.

 

 

 

Viva Suecia – Otros Principios Fundamentales (2017)

Tras el buen La Fuerza Mayor (2016), con el que tuvieron muy buenas criticas y muy buena acogida del público, los murcianos Viva Suecia dieron un paso adelante: sacaron un disco redondo, rotundo y contundente.

El disco comienza con Piedad, un tema que nos abre la puerta a los 11 temas que inicialmente lo componían, pero que posteriormente se convirtieron en 13 (el disco tuvo una edición especial que incluía 2 temas nuevos y cambiaron la gama cromática de la portada).

Recomendado:  Los favoritos para ganar Eurovisión 2021

Continuamos con todo un hit, El Nudo y la Esperanza, un tema contundente y pegadizo que hace que ya no puedas dejar de escuchar el álbum completo.

Podemos intuir alguna influencia planetaria en algún tema como La Estrella de David y quizás también en esos temas en los que no llegas a escuchar claramente las letras de las canciones.

Un gran disco, de un gran grupo, y porque no decirlo, con un gran nombre.

 

 

 

La Habitación Roja – Fue Eléctrico (2012)

Los valencianos de La Habitación Roja son uno de esos grupos históricos que han seguido haciendo música, en forma de discos y conciertos, y que han sabido mantener un nivel muy bueno año tras año.

Desde el homónimo LHR (1998) hasta el Años Luz (2021), que aún no he tenido la oportunidad de escuchar, pasando en 2012 por este Fue Eléctrico, sin duda han tenido una trayectoria envidiable.

Este es el octavo disco del grupo y lo editan muy poco después de un EP de versiones Para ti, Vol.2, que se centraban en canciones de los 80 y quizás era la antesala de este disco, con un sonido más eléctrico (como dice el propio título) y con un aire más siniestro, con toques de los Bunnymen o The Cure.

El disco está lleno de ‘temazos’ como El Resplandor o la espectacular Ayer, pero gracias a la serie Élite, Indestructibles se ha convertido en el tema más conocido del álbum y quizás del grupo.

Un álbum para escuchar, para disfrutar y entender la evolución de bandas tan estables como esta.

 

 

 

Pasajero – Antídotos Fugaces (2018)

Tras la inquietante portada de Antídotos Fugaces se encuentra el grupo madrileño Pasajero, formado por integrantes de diferentes bandas, que tiene un sonido duro, crudo, con una identidad muy reconocible y propia.

Tras dos discos que crearon un camino firme y sin fisuras, Radiografías (2012) y Parque de Atracciones (2015), con este álbum el grupo sabe mantener la esencia inicial con un grado preciso de evolución.

En este álbum se detectan nuevos enfoques electrónicos, pero con una base de rock potente, que se presentan en 10 temas enérgicos, muy trabajados y con unas letras muy cuidadas donde quieren expresar esperanza y también mucha rabia.

El comienzo con la relajada Allí pronto se torna en energía pura con Francotiradores, Hombres Tristes o La Casa Encendida, sin duda un álbum para disfrutar con el volumen bien alto.

 

 

 

Lori Meyers – Impronta (2013)

En mi opinión, el mejor disco de los granadinos Lori Meyers, tras el tropezón que supuso Cuando el Destino Nos Alcance (2010), del que, a pesar de las críticas se pueden rescatar temas bastante interesantes. Impronta (2013) supuso una vuelta a las raíces.

En este quinto álbum parece que el grupo crece, curiosamente dando un paso atrás y volviendo al origen, y dejando un poco esos hits de festival que acumulaba el anterior álbum.

El comienzo con Planilandia ya te hace imaginar lo que viene después: “a veces pienso que no existen todos mis complejos”. Un álbum pop, fresco y con algún hit escondido como el fabuloso Emborracharme.

En breve lanzarán su séptimo álbum, al que ya tengo ganas, pero he de reconocer que este disco siempre me genera buen rollo, me hace disfrutar, bailar y sonreír.

 

 

 

Soleá Morente – Tendrá que Haber un Camino (2015)

El primer disco de Soleá Morente, hija del maravilloso y añorado Enrique Morente, es sin duda un recuerdo a su padre, fallecido en 2010, y al legado que dejó con Omega (1996).

Rodeada de amigos, como Antonio Arias, JJ Machuca, Popi González, su hermana Estrella y su hermano Kiki, Los Planetas, etc… Soleá quiso hacer un disco por y para su padre, hasta el punto que hay 2 temas, descartes del Omega, Dama Errante y Esta No es Manera de Decir Adiós, originales de Leonard Cohen, que graba en este disco.

Soleá era una chiquilla cuando acompañaba a su padre a los ensayos y grabaciones de Omega, junto a Lagartija Nick, y se impregno de todo el arte que allí se respiraba.

El disco es una continuación, realmente el rompedor fue el otro, pero sí que tiene cierto riesgo, sobre todo siendo el primero y atreviéndose a mezclar flamenco, rock, ritmos árabes, versos de Antonio Machado y Federico García Lorca.

Una delicia para los oídos, un soplo de aire fresco que te sitúa en Granada cada vez que lo escuchas.

 

 

 

Napoleón Solo – Napoleón Solo en la Ópera (2010)

Napoleón Solo es un grupo diferente. Lo podemos catalogar en el mundo indie, pero realmente van a lo suyo, son frescos, divertidos y están en una onda diferente a los demás.

El grupo granadino, liderado por el tan magnífico y prolífico como poco reconocido Alonso, debutaron con un disco que cuando lo escuchas se te hace corto, quieres más, lo disfrutas desde el primer acorde.

Alonso, que ha salido a la carretera tocando los teclados con Niños Mutantes, dirigiendo la Orquesta que acompañó los conciertos sinfónicos de Los Planetas o acompañando a Soleá Morente en su álbum Ole Lorelei (2018), supo encontrar un grupo a su medida y se nota que está cómodo y hace moverse a todo el que escucha sus temas. Desde luego, no deja indiferente.

Si quieres pasar un buen rato, escucha, por ejemplo, Hola, Qué Tal o Lolaila Carmona y lo tendrás asegurado.

 

 

 

Christina Rosenvinge – Un Hombre Rubio (2018)

La verdad es que la dilatada carrera de Christina Rosenvinge nunca pasó desapercibida: desde sus comienzos en los 80 con Alex, hasta sus últimos discos en solitario, cantados en castellano, tras una etapa de discos en inglés.

Quizás en 2007, tras el álbum con Nacho Vegas, Verano Fatal, Christina dio un giro y saca una serie de fantásticos discos acompañada, entre otros, por miembros de Sonic Youth.

Recomendado:  Día 3: El punto de inflexión

En 2018 nos sorprendió este fabuloso disco, escrito desde un yo masculino, quizás en recuerdo a su padre, un danés que se enamoró del flamenco, de Federico García Lorca y decidió quedarse en España, y que queda reflejado en el tema Romance de la Plata. ”Padre, el tiempo es compasivo, de tu rosa he hecho un rosal, con alas de tu nombre, han nacido siete más”.

Estamos ante un disco serio, sobrio y cálido, musicalmente maravilloso, quizás más pop que el anterior, y quizás con guiños a David Bowie, al que admiraba profundamente.

 

 

 

Coque Malla – ¿Revolución? (2019)

No hay duda, Coque Malla puso el título de este disco a conciencia, sabiendo que realmente daba un giro, y lo necesitaba, para poder superar lo conseguido con el anterior El Ultimo Hombre En La Tierra (2016).

Le cuesta arrancar con el tema que da título al álbum pero el comienzo es fantástico: “Todavía crees en la Revolución, todavía sueñas con cambiar las cosas…”, y ya nos muestra los trabajados arreglos que nos encontramos en cada tema.

El disco es el más ‘bailable’ de Coque, en el que adivinamos ritmos funky, algo de swing y canciones pop muy frescas y agradables de escuchar.

La colaboración de Jaime Urrutia, recitando un poema de Laura Gómez Palma, en Polvo Cósmico, no sorprende demasiado, pero la presencia de Kase O., con un rap escrito por él mismo, en Un Lazo Rojo, Un Agujero, es fantástica, un tema maravilloso, para enmarcar.

El disco es muy compacto, parece que cada tema está en su sitio y que no sobra, ni falta, nada.

 

 

 

Rufus T. Firefly – Magnolia y Loto (2017 y 2018)

Hablar de Rufus T. Firefly siempre me hace recordar al maravilloso Groucho Marx en Sopa de Ganso (1933), y recuerdo perfectamente las veces que la vi con mi padre, partiéndonos de risa cada vez.

Y hablar de Magnolia, sin hablar de Loto o de Loto sin hablar de Magnolia sería complicado, por eso, en esta ocasión he decidido incluir los 2 discos en la lista.

Viendo la portada de ambos, hechas por Julia Martín-Maestro (en los 2 discos también se incluyen diversas ilustraciones fantásticas de la artista), batería y líder de la banda, junto a Víctor Cabezuelo, ya sabemos que la psicodelia y el rock de los 60 y 70 va a sonar de principio a fin.

Curiosamente son el quinto y sexto álbum de la banda, y claramente supusieron el salto a reconocimiento y a la admiración total, tanto de la crítica como del público.

Canciones como Pulp Fiction, Cisne Negro, EL Halcón Milenario, Demogorgon o Final Fantasy, nos muestran los gustos de la banda y no puedo dejar de destacar la genial versión de The Beatles, Lucy In the Sky With Diamonds. Imprescindibles.

 

 

 

Los Planetas – Una Opera Egipcia (2010)

En 2010, Los Planetas lanzaron su esperado octavo disco, después de un retraso motivado por el cambio de diseño de la portada, que finalmente ilustró, de forma maravillosa, el dibujante Max, que ya había trabajado con ellos unos años antes en el videoclip Además es Imposible.

Una Opera Egipcia es un dicho gitano que se refiere a las obras maestras, quizás faraónicas, que son alucinantes, incluso, sobrenaturales.

Tras La leyenda del Espacio (2007), en el que ya había muchos arreglos flamencos, este álbum consigue mucha más fluidez en esa complicada fusión de estilos.

Antonio Arias, La Bien Querida, Enrique Morente, etc… acompañan a los granadinos en un álbum complicado, pero que tras escucharlo varias veces te atrapa y no puedes dejar de tararear cada canción cuando se pone a sonar.

El disco es excelente, un paso adelante en la carrera del grupo y deja varios hits como Soy un Pobre Granaíno, Una Corona de Estrellas o No se cómo te atreves.

 

 

 

El Columpio Asesino – Diamantes (2010)

El Columpio Asesino es uno de esos grupos que creo no tienen el reconocimiento que merecen, al menos de público y ventas, aunque es verdad que sí lo gozan por parte de la crítica.

El cuarto álbum de los navarros, que son difíciles de clasificar, quizás como After Punk, con influencias de The Jesus & Mary Chain o Echo & The Bunnymen, supuso el salto que necesitaban, sobre todo gracias al tema Toro.

El disco es más limpio que los anteriores, posiblemente el cambio a Mushroom Pillow se nota, es más accesible, con letras más directas y contundentes y notas más brillantes, y esto se percibe desde el primer tema, Perlas, hasta el último, el electrónico, MDMA.

En el disco encontramos además 2 joyas escondidas, dos versiones: On The Floor, de We Are Standard, y Cisne de Cristal (The Endless Plain Of Fortune), de John Cale.

Una joya que merece la pena ser escuchada y disfrutarla en todo su esplendor.

 

 

 

Hay que reconocer que, después de disfrutar de todos y cada uno de estos discos, sigo pensando que la música está más viva que nunca. Si en los últimos 10 años han salido en España estas maravillas, el futuro está asegurado y solo puedo esperar, con muchas ganas, que se sigan publicando discos, a poder ser en formato físico para ampliar mi colección, y tener la posibilidad de contaros lo que pienso de ellos.
#godsavethemusic

Soy un pobre granaíno
Que vive en la serranía
Y, de noche, bajo a verte
Porque no puedo de día
Que si de mí dependiese
Nunca te abandonaría

Sabes que por quererte
Me estoy jugando la vida
Y, en lugar de darte pena,
Creo que te da alegría
Nadie va a quererte nunca
Como yo a ti te quería

La rosa en un rosal
Muestra mucha fantasía
Viene el viento y la deshoja
Ya está la rosa perdida

Los Planetas – Soy Un Pobre Granaíno (Colombiana) (2010)

Apóyanos y comparte este artículo:
Ian Allovertheworld

Ian Allovertheworld

Hola, me llamo Ian y NO, no soy melómano. Sí, me gusta la música, me lleva gustando desde que tengo uso de razón. Me gusta, y mucho, comprar discos, ir a conciertos, escuchar la radio, disfrutar cada día, y en cada momento, de un buen tema o de un buen álbum.

0 comentarios

Enviar un comentario

Día 9: Sin cables y a lo loco

Día 9: Sin cables y a lo loco

Escuchar esas canciones que tanto te gustan y que nunca te importa que suenen en cualquier sitio, porque nunca molestan y siempre acabas tarareándolas, es una gozada. Y si, de repente, suena ese tema, pero lo hace distinto, sin tanta energía, sin tanto 'ruido', a...

Día 8: Flotando en el Espacio

Día 8: Flotando en el Espacio

Hace unos días me encontré con la triste noticia de la muerte del astronauta Michael Collins, piloto del Apolo 11, a los 90 años. La verdad es que siempre me ha fascinado la historia del hombre en la luna, siendo en ocasiones bastante incrédulo y otras no tanto. Y es...

Día 7: Una buena compañía

Día 7: Una buena compañía

No recuerdo las veces que me he preguntado eso de: si me fuera a una isla desierta, ¿qué me llevaría? La respuesta siempre suele ser la misma: música. Sin duda seleccionaría los discos que más compañía me fueran a hacer allí dónde estuviera esa isla desierta y los...

Día 6: El Cine tiene Música

Día 6: El Cine tiene Música

Ir al cine y poder ver buenas películas siempre me ha encantado. Aprovechar esas -aproximadamente- dos horas para tener los cinco sentidos centrados en disfrutar de todo lo que te rodea, incluidas las bandas sonoras, para mí, es mágico. Es un placer poder observar en...

Día 5: No eres tú, soy yo

Día 5: No eres tú, soy yo

Muchas veces, escuchando algún disco -que bien te acabas de comprar o que rescatas de la colección-, de repente, escuchas un tema que conoces perfectamente pero que no es del grupo del que has puesto el disco. Son las versiones, amadas y odiadas con y sin razón. A mí,...

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA

 

6 números por 18€

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies
Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this