Javier Tebas: «Un presidente me pidió que hiciera ‘la vista gorda’ en lo económico porque éramos amigos»

por | 7 Sep 2022

Tebas

Javier Tebas Medrano (San José, Costa Rica, 1962) preside LaLiga con estilo propio.

Con solo 28 años y ya con su propio despacho de abogados en Huesca, pensó que podría presidir el club más importante de la ciudad cuando algunos de sus dirigentes fueron a verle en 1993. “Me pidieron que entrase  poniendo dinero y yo les dije que entraría si se iban todos ellos. Se fueron todos y tuve que entrar. La experiencia fue muy complicada, porque ser el presidente del club de tu ciudad en este mundo que es una montaña rusa… Cuando los resultados van bien, no hay ningún problema; pero cuando van mal…»

«Yo decidí dejar la presidencia del Huesca porque, saliendo con mi hijo mayor de un partido de fútbol en el que el resultado no había sido bueno, se me acercaron un par de personas y me empezaron a insultar. Mi hijo se echó a llorar y a las dos horas de ese incidente presenté mi dimisión”, recuerda Tebas. Corría el año 1998 y, durante esos cinco años, su gestión había destacado por el ascenso a Segunda División B y por la profesionalización de las estructuras del club.

Se podrá estar más o menos de acuerdo con él, pero es indudable que Tebas tiene una gran personalidad. Políticamente, no ha tenido reparos en mostrarse cercano a Vox, a pesar de que eso pudiera perjudicar su imagen ante esa parte de la opinión pública que es beligerante con esta posición política. “Solo me preocuparía si perjudicase a mi conciencia, y yo no engaño. Si me preguntan, tendré que decir lo que pienso. Lo que no es normal es que lo políticamente correcto nos esté quitando la libertad a los ciudadanos de este país. Yo no me someto a esta dictadura. Por eso digo que, personalmente, a mí no me perjudica”, afirma.

Reconoce también ser aficionado del Real Madrid, aunque mantenga discrepancias con su presidente: “Yo creo que lo que está haciendo Florentino Pérez con su proyecto de Superliga perjudica al Real Madrid. Se está creando un distanciamiento con el resto de aficionados, en España, que antes no existía”.

LA LLEGADA DE TEBAS A LA PRESIDENCIA

La llegada en 2013 de Javier Tebas a la presidencia supuso un punto de inflexión en el funcionamiento de LaLiga. “Fue un devenir del fútbol una vez que ya había entrado en él. Siempre he sido muy inconformista y, si pienso que algo está mal, peleo por mejorarlo. Cuando estuve en el Huesca peleé muchas cuestiones en el ámbito federativo, con alegrías y disgustos, y al ser abogado empecé a moverme en el mundo del derecho deportivo. Acabé comprando al Badajoz en nombre de unos empresarios argentinos (encabezados por Marcelo Tinelli) y me encargaron la gestión. Algo parecido me pasó en el Toledo. Yo creo que por pelear las cosas los clubes me hicieron vicepresidente de LaLiga.

Hay un momento en el que pensaba que mi época en el fútbol iba a terminar, allá por los años 2011 y 2012, puesto que había amaños, la situación económica de los clubes era muy complicada –no había control económico ni venta centralizada de los derechos–, y yo veía que esto iba a entrar en una catarsis; les dije a los clubes que yo no podía seguir si no había un cambio radical. No podíamos estar debiendo a Hacienda 750 millones de euros, a la Seguridad Social 80 millones de euros o cada temporada a los jugadores otros 80 millones de euros.

Decidieron que había que hacer ese cambio radical y que el que tenía que liderarlo debía ser yo. Así fue como me empujaron a ser presidente de LaLiga. Había un presidente entonces que era José Luis Astiazarán y vino a verme para decirme que quería renovar como presidente con mi apoyo, pero le dije que los clubes me habían pedido que fuera yo el presidente y que iba a presentarme. Entonces se celebraron las elecciones sin que se presentara ningún otro candidato, ni él ni otros.

Yo tenía claro que había que tomar tres decisiones: control económico, lucha contra los amaños y venta centralizada de los derechos. En eso me centré y se consiguieron las tres”.

 

Pues vamos con ellas. ¿Cuál fue el elemento determinante en cuanto al control económico para acabar con ese endeudamiento que comentaba?

Todo lo que se hace en LaLiga debe tener el convencimiento de la mayoría de los clubes. Pero no digo unanimidad, que es un defecto que se cometía con anterioridad y que lo que provocaba era que mandase la minoría. Tampoco puede estar dirigida solo por los grandes clubes.

La concienciación de los clubes de que debíamos tener un control económico y revertir la situación de esas ruinas económicas que no podían continuar no fue fácil. Necesitábamos el apoyo de más de dos tercios, pero lo superamos con bastantes votos y eso supuso un antes y un después.

Luego tampoco fue fácil hacerlo cumplir, incluso con clubes que lo habían apoyado. Recuerdo alguno que vino pidiéndome que hiciera ‘la vista gorda’ porque éramos amigos. Entonces yo le abrí la puerta y le dije que ya habíamos dejado de serlo.

 

¿Cómo funcionó en la primera temporada?
Pues recuerdo que hubo ciento treinta y cinco sanciones. Nunca eran de descenso –eso eran temas puntuales–, pero las hubo. Hoy, no hay más de dos o tres al año.

 

¿Por qué tampoco hay ahora impagos a los jugadores?
Porque desde el principio de la temporada sabemos lo que cada club puede gastar en jugadores. Si quieren un  jugador con un salario muy alto, pues igual tienen que cambiar su configuración de la plantilla a nivel de gastos. Al saber antes de que comience la temporada cuánto se pueda gastar cada club, aunque puede variar según cuestiones que ocurran como las ventas, no se suele llegar a producir ningún impago a los jugadores. Puede haber discrepancia con las primas, con el cómputo de minutos jugados, etcétera, pero no pasa de ahí.

 

«Aquello era la selva, y yo no podía ser presidente de una competición que había que ‘vender’ cuando lo que pasaba a final de temporada no era verdad»

 

Javier Tebas conversa con Miguel Ángel Gómez, director de Influencers, durante la entrevista que se realizó en la sede de LaLiga.

 

Y en cuanto al famoso límite salarial, ¿por qué hay algún club que dice que no está muy claro?
Está clarísimo. El único que dice eso es el Fútbol Club Barcelona, pero sabe cómo es el control económico desde hace tiempo y sabe que con Bartomeu se ha hecho cumplir igual. Lo que pasa es que, por el contexto que tienen, es mejor echarle la culpa a Tebas, cuando yo no soy el que lleva el control económico; para eso hay un gabinete de catorce o quince personas dirigido por el director general corporativo. Yo no estoy en ese día a día.

 

«La ‘liga de los valores’ de la que habla el amigo Rubiales es cosmética, no es trabajo profundo»

 

¿En qué situación se encuentra actualmente la lucha contra los amaños?

No hay. No se puede decir que esté totalmente erradicado algo que depende de la conducta humana, pero ahora mismo no existen los amaños de partidos. Podemos tener algo puntual con las apuestas y lo hemos trabajado mucho, pero en aquellos años los amaños iban más por la vía de los objetivos deportivos: no descender o bien ascender de categoría. Aquello era la selva, y yo no podía ser presidente de una competición que había que ‘vender’ cuando lo que pasaba a final de temporada no era verdad. Además, los clubes lo sabían, aunque solo se enfadaban el año que lo sufrían ellos. Hoy, en el fútbol profesional, no lo hay. En el resto de las categorías tengo mis dudas, porque no se trabaja como lo trabajamos nosotros. La “liga de los valores” de la que habla el amigo Rubiales es cosmética, no es trabajo profundo.

 

Ahora que lo menciona, ¿qué haría falta para que el entendimiento entre la Federación Española de Fútbol y LaLiga fuera mejor?

Cambiar de presidente de la Federación. Es un tema cultural, entendemos la organización del fútbol de maneras muy diferentes. Yo creo mucho en el mundo de los clubes. En este país, el alma del deporte y de las federaciones son los clubes y el ámbito de decisión debe estar en ellos, desde los pequeños hasta los grandes. Cuando eso no ocurre, hay problemas con todo. Y no es cuestión de que tengamos un acercamiento, sino de que cambien a la persona. Hay pequeñas cosas en las que sí nos entendemos del día a día, pero en filosofía, no.

 

En cuanto a la venta de los derechos televisivos, ¿cuál ha sido la evolución en estos años?

Es muy importante diferenciar dos aspectos: si vamos al aspecto solo económico, hemos pasado de 830 millones de euros entre todos los clubes en 2013 (aunque la venta era individual) a rondar ahora los 2.000 millones, aproximadamente. Pero tenemos que ver también los aspectos técnicos y tecnológicos, donde se han producido cambios muy importantes en los que LaLiga ha tenido que invertir. Cómo se retransmitía y veía el fútbol en el año 2013 no tiene nada que ver con el año 2022 (cámaras áreas, de HD o las cinemáticas, pero también los efectos, estadísticas…).

Y luego han cambiado mucho las ventanas por las que se ve el entretenimiento. Antes no existían OTT como Netflix, HBO, Disney, Amazon Prime, etc. que ahora tienen unos trece millones de usuarios. Vale que algunos serán los mismos usuarios que estén suscritos a dos o tres plataformas, pero esta disrupción que se ha producido nos exige trabajar mucho para adaptarnos a la tecnología y a los entornos que hay. Y estoy viendo que en el mundo de las tecnologías vivimos la época de ‘mucho pico y poca pala’.

 

Ha comentado que en la próxima temporada se va a producir una transformación, ¿a qué se refiere?

LaLiga y EA Sports han consolidado su vinculación con un acuerdo adicional para revolucionar la forma de consumir fútbol en todo el mundo. Esta alianza supondrá una evolución histórica en las retransmisiones televisivas, en el consumo de contenidos y en la manera en que se interactúa con los fans, y está llamada a ser una verdadera transformación en la manera de disfrutar de la experiencia del fútbol en todo el mundo.

 

Si quiere leer la entrevista completa y conocer su opinión sobre el fútbol femenino, las denuncias al PSG y al Manchester City, el hecho de que el fútbol sea olímpico, o sus discrepancias con Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, pida la revista Influencers en su quiosco o acceda a la versión digital que podrá encontrar aquí.

Apóyanos y comparte este artículo:
Miguel Ángel Gómez

Miguel Ángel Gómez

Formado periodísticamente en la Escuela de Periodismo UAM - El País y en Atresmedia, a este licenciado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas (con un master en Dirección comercial y marketing) le gusta escuchar, porque de todas las personas encuentra algo que aprender.

0 comentarios

Enviar un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA

6 números por 18€

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this