Skip to main content

¡Me lo merezco!

Miguel Angel Gomez| 9 de septiembre de 2021

De todos los niños que salíamos corriendo del colegio tras un balón deseosos de “echar un partido”, hubo uno en la Ciudad de los Ángeles que logró cumplir su sueño de ser futbolista a principios de los 80. Son realmente pocos los que lo consiguen -se dice que estadísticamente es más probable que te toque la Lotería de Navidad- pero aún menos son los que han conseguido, como es su caso, alcanzar tal nivel de éxito como para que le reconozcan personas a los que no les interesa el fútbol en absoluto.

Su elevada destreza con el balón junto con su agraciado físico le granjearon una gran popularidad. Y con ella, la consecuente legión de admiradores y detractores –followers y haters, para los que se encuentran abducidos por el social media-.

Míchel contagia buen humor. Maestro en el manejo de la ironía, disfruta dándole pábulo a quienes nunca pudieron -o quisieron- aceptarle: “La verdad es que tengo pocos enemigos, pero les doy motivos para que estén siempre en el candelero”, afirma. Siempre estuvo cómodo en el fuego cruzado, probablemente sabedor de que el halago debilita y la crítica fortalece. Protagonizó una de las celebraciones cargadas de rabia que más se recuerdan en un Mundial con su famoso “¡Me lo merezco!”, grito con el que se reivindicaba ante la crítica personal y desproporcionada que estaba recibiendo por parte de la prensa.

Hemos hablado con él de muchas cosas. Entre ellas, de cómo ha cambiado un periodismo deportivo en el que “antes, ser forofo te inhabilitaba como periodista, pero ahora lo que te inhabilita es no serlo”. Precisamente ese periodismo recibió una inmensa e inesperada bofetada el pasado mes de agosto cuando el popular streamer Ibai Llanos entrevistó a Messi el día que firmaba su nuevo contrato con el PSG (como también hicieron otros grandes medios como la BBC o la CNN), ante la pataleta de los principales periodistas de nuestros medios nacionales, que no pudieron ni acercarse al futbolista.

Pero el fenómeno Ibai, cuyas claves de éxito analizamos en este número, parece no tener límites: días después ofreció en abierto por su canal de Twitch el debut del astro argentino con el equipo parisino. 2 millones de personas eligieron a Ibai para seguir este acontecimiento en lugar de hacerlo en Telecinco, que era la opción tradicional. Su consagración entre los grandes futbolistas del momento (Gerard Piqué se conectó al stream de Twitch para calentar el ambiente), junto con las espectaculares audiencias que arrastra, han supuesto un auténtico gol por toda la escuadra para las televisiones; pero es que a las nuevas generaciones es más fácil engancharlas a través de una aplicación o una plataforma social que a través de una radio o una TV. Y los dirigentes lo saben.

Encaramos el otoño con una perspectiva que mejora a la del año pasado. Ahora que empezamos a ver la pandemia por el retrovisor, hemos seleccionado a veinte fenómenos que en un momento de su vida pudieron tirar la toalla, pero que decidieron plantar cara a sus circunstancias para salir adelante. Son auténticos referentes.

Los mejores presagios auguran la llegada de unos nuevos ‘felices años 20’. Seguro que valoraremos y disfrutaremos mucho más lo que tenemos después de que el coronavirus nos haya sacudido salvajemente. Porque, como gritó Míchel hace algo más de treinta años, ¡nos lo merecemos!

 

Carta publicada en el Nº 31 de la revista Influencers

 

OTROS ARTÍCULOS DE ESTE AUTOR
NOTICIAS RELACIONADAS
6 de julio de 2024
18 de mayo de 2024
9 de marzo de 2024
8 de enero de 2024

Suscríbete ahora

LO MÁS DESTACADO