Starlink, así funciona el servicio con mayor futuro de Elon Musk

por | 28 Oct 2022

La figura de Elon Musk se ha convertido en pieza indispensable para conocer cómo es el mundo de la tecnología en la actualidad. Es cierto que es un personaje, cuando menos, controvertido. Pero lo que no se le puede negar es una visión bastante clara del futuro y, también, que sabe perfectamente cómo hacer dinero. Entre sus muchos negocios hay uno que no es muy conocido por el momento, pero que esto va a cambiar debido a que tiene un futuro más que prometedor: su nombre es Starlink.

Este es un servicio que es parte del conglomerado SpaceX, que es bastante más que una empresa que se dedica a construir cohetes espaciales (y que va como un tiro gracias a la NASA y el que la agencia espacial rusa está en fuera de juego por razones obvias). Y, aunque muchos no han oído en su vida hablar de Starlink, hay que decir que Musk, la primera vez que habló de ella, fue nada menos que en 2015. La idea original era crear una constelación de naves espaciales, pero rápidamente todo migró para hacer esto, aunque con pequeños satélites que ocuparan la práctica totalidad del planeta (en la órbita terrestre baja).

 

Logotipo de Starlink con Elon Musk

Este es el objetivo de Starlink

Al ser parte de SpaceX, lo que se busca con este proyecto, que ya es una realidad, es ofrecer conexión a Internet por satélite en todos los lugares de la tierra, incluso donde no llegan los métodos tradicionales (las antenas 4G o 5G son un ejemplo). Y, además, se busca ofrecerlo con una latencia bastante baja, lo que significa que el uso puede ser completamente normal. Es decir, que se puedan ver emisiones en directo o jugar.

Y las cosas no van nada mal, ya que las velocidades que se pueden alcanzar con Starlink van desde los 50 a los 250 Mbps. Cifras que son realmente buenas y que se acompañan con latencia de un máximo de 40 milisegundos. Traducido a algo que se puede entender: no se nota diferencia alguna entre el uso de este servicio y el de un acceso habitual en las ciudades.

 

Vista de satélites de Starlink

Satélites de Starlink vistos desde EEUU.

 

Hay una pregunta clara que seguro que te haces: ¿cuántos pequeños satélites se necesitan para conseguir esto? La respuesta evidente es muchos, pero es que la cifra que tiene aprobada y como objetivo el proyecto de Musk para finales de la década de 2020 es impactante: un mínimo de 12.000 unidades (no se descarta llegar a 30.000, ahí es nada). Y cierto es que va por muy bien camino porque actualmente la empresa ha colocado con éxito más de dos mil.

Recomendado:  Qué es Wordle: el juego de moda que ha enganchado a todo el mundo

 

Qué se necesita para utilizar este acceso a Internet

Pues un hardware específico que permita acceder a los satélites de forma adecuada, y esto hace que el lugar elegido tenga un acceso sin obstáculos para ello. Entre los elementos que se deben utilizar está una antena parabólica que hace las veces de emisor y receptor de la señal, siendo el resto del hardware el habitual para acceder a Internet: un router para convertir los datos en algo que entiendan dispositivos como smartphones u ordenadores mediante WiFi.

 

Hardware de Starlink

Este es el hardware necesario para utilizar Starlink.

 

Lo cierto es que no es nada especialmente loco… pero se acaba de conocer un avance de Starlink que es un paso evolutivo importante: dar acceso a Internet a los coches en movimiento. Y la forma en la que se logra esto es utilizando un receptor plano que se coloca en el techo del vehículo… que, eso sí, ahora mismo tiene un precio casi escandaloso: 2.500 dólares. Pero que abre la puerta a ser utilizadas en otros lugares como por ejemplo cruceros, trenes… las posibilidades son casi infinitas.

 

Algunos datos que son de interés

Puede que te preguntes por la cobertura que ofrece el servicio de SpaceX. Pues esta, pese a lo dicho hace tiempo por Elon Musk, no es mundial en 2022. Pero, eso sí, los avances son muy importantes. Te dejamos a continuación un mapa donde en color claro puedes ver los lugares donde existe un mejor acceso:

Cobertura de Starlink

Cobertura de Starlink para coches.

Otra de las cosas que se ha mejorado mucho desde que comenzaron las pruebas con Starlink, son los precios que tiene para acceder al servicio. Ahora mismo, desde España es posible contratar el acceso con un coste en equipos de 390€, que no está nada mal, y con una cuota mensual de 70€ sin impuestos incluidos. Lo cierto es que, sin ser una opción muy barata, sí que empieza a ser para pensárselo en algunas regiones donde las operadoras simplemente no piensan por no existir muchos clientes. Y es que Elon Musk no da puntada sin hilo.

 

El brillante futuro que tiene Starlink

Es posible que el propio Musk no pensara que las opciones que tendría este proyecto fueran tantas, pero en el momento que viró para utilizar satélites, y teniendo de una compañía como SpaceX, las cosas seguro que empezaron a cuadrar en la cabeza el multimillonario. Estamos ante un servicio independiente que utiliza una codificación propia y, a la vez, segura. Y se ha demostrado en la guerra, donde sin ir más lejos, el ejército ucraniano que lo utiliza no sufre nada ante ataques cibernéticos (ha aguantado todo lo que ha intentado el ejército ruso).

Recomendado:  Egosurfing: cómo proteger tu privacidad digital

 

Lanzamiento de satélites de Starlink

Lanzamiento de satélites de Starlink.

 

Por lo tanto, la utilidad y viabilidad empresarial está fuera de toda duda, dejando incluso a un lado el acceso de usuarios individuales, que también puede ser algo que haga más que viable la creación y que puede conseguir en no mucho tiempo aliados de lo más interesantes, como por ejemplo Apple (que ya utiliza los satélites como método de avisos de emergencia). Por lo tanto, Starlink se puede convertir en una forma de acceso a Internet que se extiende como la pólvora en muchos ámbitos, por lo que su futuro es incluso más brillante que el de la propia Tesla. Y, esto, el magnate sudafricano bien lo sabe.

 

¿Tiene algunos peligros?

Lo cierto es que sí. El primero es confiar en la privacidad de los datos que circulan por el sistema de satélites. Esto es algo que puede ser preocupante, y está claro que las autoridades poco pueden hacer al respecto al ser una empresa privada que ofrece servicios que se contratan. Como muestra un botón de lo que decimos: uno de los grandes problemas de Huawei para EE.UU. era la cantidad de antenas de teléfono que tenía y que le permitían controlar un flujo de datos brutal. Y no gustaba nada la Casa Blanca. Esto, entre otras cosas, fue el detonante de las ya conocidas sanciones.

 

Fases de satélites de Starlink

Fase de despliegue de satélites de Starlink.

 

Además, está el depender de lo que una compañía privada decida en todo lo que tiene que ver con precios y tipo de servicio que se ofrecen. Esto deja una debilidad al que contrata muy importante. Y, cómo no, está el poder que Elon Musk está acaparando con compañías en su posesión que son vitales en el mundo de la tecnología.

Pero, lo que es indiscutible, es que Starlink es uno más de esos proyectos de este visionario que en un principio no parece que tengan nada de especial… pero, al final, acaban por hacerle mucho más rico y poderoso. Y esto no parece que por ahora tenga fin.

Apóyanos y comparte este artículo:
  

0 comentarios

Enviar un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA

6 números por 18€

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this