Skip to main content

Una nueva era

Miguel Angel Gomez| 8 de enero de 2024

En el año 1947 se produjeron una serie de hitos inconexos que parecen confluir casi ocho décadas después. En aquel año se reinauguraba el nuevo Estadio de Chamartín, que reemplazaba al que se asentaba en los mismos terrenos desde 1924. Al frente de este proyecto se encontraba Santiago Bernabéu de Yeste, presidente del Real Madrid C.F. y uno de los dirigentes más influyentes de la historia del fútbol. Ocho años después, promovió la Copa de Clubes Campeones Europeos (actual Liga de Campeones de la UEFA), el campeonato de fútbol más importante de Europa… hasta la fecha.

Coincide que, en aquel mismo año (1947), nacía muy cerquita de allí un bebé al que pusieron de nombre Florentino, y que adoptaba los apellidos Pérez (por parte de padre) y Rodríguez (por parte de madre). Vivió durante su infancia los grandes éxitos del Real Madrid de Di Stéfano, pero, sobre todo, interiorizó la forma de entender la presidencia que tenía Santiago Bernabéu para convertir a ‘su’ Real Madrid en uno de los grandes clubes del mundo y, por ende, influir en el devenir del fútbol europeo.

Corría ya el año 1995 cuando Pérez decidía abandonar su frío asiento en la grada del coliseo blanco para ocupar el más importante del estadio: el del presidente. Pero sucedió que entonces ese asiento estaba ocupado por Ramón Mendoza, que era realmente duro de pelar, y tuvo que esperar a mejor ocasión. Lo llamativo es que, justo ese mismo año, Luís Figo firmaba por el F.C. Barcelona para convertirse en una de las más importantes estrellas del club catalán.

El caso es que, durante el verano del año 2000, el destino de ambos se cruzó iniciándose un nuevo ciclo en el fútbol español (los detalles, en las páginas interiores de este número). Así se lo recuerda Pérez todavía a Figo cuando se encuentran: “Contigo cambió todo”, le dice. Y es que la promesa de su fichaje por el club blanco elevó a Florentino al sillón presidencial.

Aunque dimitió en 2006, volvería a presentarse y ser elegido presidente en 2009. Desde entonces, Pérez ha presidido una de las trayectorias más fructíferas en lo que a títulos se refiere. Pero a diferencia de su etapa anterior, esta vez tiene dos proyectos que van a suponer una nueva era para el club merengue, por un lado, y para el mundo del fútbol, por otro.

El nuevo Estadio Santiago Bernabéu ha sido remodelado por una obra faraónica que lo convierte en uno de los más modernos del mundo, y en el que se celebrarán grandes espectáculos que nada tendrán que ver con el fútbol. Por otra parte, Pérez lidera el proyecto de la Superliga Europea, una nueva competición de clubes de fútbol al margen de las instituciones que actualmente lo dirigen (UEFA y FIFA) y que han recibido un severo varapalo por parte de la justicia europea, dejando vía libre al proyecto de Florentino. Nuestro protagonista de portada, Luís Figo, que ejerce como asesor de la UEFA, está categóricamente en contra de este proyecto porque “sería matar a las ligas domésticas y, por tanto, matar el fútbol”.

En cualquier caso, se trata de dos proyectos que evocan los que en el siglo pasado lideró Bernabéu y que podrían propiciar nuevamente un cambio de era en el fútbol… ¿solo europeo? Es posible que los petrodólares de Arabia Saudí ya estén aporreando la puerta de Florentino Pérez.

¿Acaso nada de esto habría sucedido si Luís Figo no hubiera decidido fichar por el Real Madrid? Nunca lo sabremos.

Foto destacada (c) Flikr

OTROS ARTÍCULOS DE ESTE AUTOR
NOTICIAS RELACIONADAS
4 de enero de 2024
11 de septiembre de 2023
19 de julio de 2023
10 de junio de 2023

Suscríbete ahora

LO MÁS DESTACADO